Buscar este blog

lunes, 15 de febrero de 2010

Olor a gammexane en el agua de Córdoba?

Para los que hemos vivido una infancia en donde nuestros padres usaban el famoso gammexane para combatir los embates de las hormigas podadoras, quedó registrado desde ese entonces en mi memoria ese olor tan particular de este insecticida cuyo nombre científico es gama 1,2,3,4,5,6 hexaclorociclohexano o más vulgarmente conocido como lindano.


Porqué el título de este artículo? pues precisamente porque los habitantes de la ciudad de Córdoba y los que pasamos rutinariamente por el paredón del lago San Roque o por ciertas zonas de la Villa Carlos Paz (bajo ciertas condiciones ambientales producidas generalmente en verano) percibimos en el acto el olor a este insecticida e inmediatamente nos preguntamos: alguien habrá fumigado con gammexane? tendrá gammexane el agua con la cual me estoy bañando? o con mayor resguardo y cautela, esta agua que estoy consumiendo tendrá gammexane?

La respuesta a estos interrogantes es NO, no hay gammexane en el agua. Este olor tan peculiar tiene una causa común y son los afloramientos de algas que se producen en la mayoría de los lagos de la provincia de Córdoba.

Los agentes responsables de este olor, son atribuídos a una mezcla compleja de compuestos químicos de los cuales los más representativos son la geosmina y el 2-metilisoborneol Fig.1



y que son usados como marcadores a nivel mundial para cuantificar el nivel de olor de un agua para consumo. Como ya lo anticipara en los artículos anteriores, son metabolitos secundarios secretados por los afloramientos de algas, principalmente de cianobacterias microcistis sp. y anabaena sp. las cuales abundan en nuestros lagos.

Estos compuestos no son tóxicos por si solos y son dificil de erradicar por los métodos convencionales de tratamiento en planta de potabilización, donde la etapa final sea la cloración como proceso de desinfección. La eliminación de estos compuestos debería ser llevada a cabo usando productos adsorbentes como por ejemplo carbón activado que es el material usado en plantas potabilizadoras del primer mundo como etapa previa a la cloración.

Lo maravilloso de nuestro cuerpo humano que no hemos aprendido a valorar, es que poseemos un sistema de detección que ni la más moderna tecnología ha sido capáz de igualar, menos aún de superar. Nuestro centro del olfato posee terminales nerviosas al igual que nuestras papilas gustativas que son capaces de detectar cantidades muy pequeñas de sustancias que inmediatamente nos ponen en alerta para tomar ciertos recaudos, así actuaban nuestros lejanos antepasados los "homo sapiens". Nuestro organismo es capáz de detectar sustancias en el orden de las partes por trillón y esto que significará? en el lenguaje de los químicos esta es una unidad de medida de concentración y a continuación una breve explicación:

1 parte por millón (1ppm) = 1 mg/L ó 1 mg/Kg (1 miligramo/litro ó 1 miligramo/kilo)

1 parte por billón (1ppb) = 1 ug/L ó 1 ug/Kg (1 microgramo/litro ó 1 microgramo/kilo)

1 parte por trillón (1ppt) = 1 ng/L ó 1 ng/Kg ( 1 nanogramo/litro ó 1 nanogramo/kilo)

Se podría dar un ejemplo más simple y representativo para que todo el mundo pueda tener una idea más acabada de esta nomenclatura: 1 ppm equivaldría a tener 1 bolita de acero en un millón de bolitas; 1 ppb equivaldría a tener 1 bolita de acero en mil millones de bolitas y 1 ppt equivaldría a tener una bolita de acero en un millón de millón de bolitas, todas ellas moviéndose de manera aleatoria.

El umbral de detección para la geosmina por parte del ser humano se ubica entre las 3 y 5 ppt, mientras que el umbral de detección para el 2-metilisoborneol se encuentra entre las 10 y 15 ppt.

CONCLUSIONES: en todo este tiempo he escuchado por distintos medios de comunicación, la opinión de profesionales y voceros de empresas que potabilizan el agua en Córdoba, hablar de manera displicente diciendo que el olor existente en el agua de Córdoba proviene de estos compuestos mencionados en este artículo y que para nada representan un peligro para la salud, lo cual es una verdad a medias, pues lo correcto sería decir "por si solos no representan peligro para la salud". Y porqué es necesario hacer esta aclaración? pues la presencia de estos marcadores de olor podrían referenciar la presencia de otros compuestos que si son tóxicos y que provienen de la misma fuente de contaminación: los afloramientos de algas potencialmente tóxicas en nuestros lagos. Recomiendo la lectura del artículo anterior Cianobacterias y Cianotoxinas en Córdoba para tener una idea más acabada sobre el tema.

Publicar un comentario